¿Cuántos kilos se pueden perder en la fase de ataque de la dieta Dukan?

¿Cuántos kilos se pueden perder en la fase de ataque de la dieta Dukan?

Con un concepto bastante similar al de la Dieta Cetogénica, el método Dukan es un plan alimenticio cuyo pilar fundamental está representado por las proteínas minimizando el consumo de carbohidratos. Consta de 4 fases, siendo la fase de Ataque la primera y la de mayor impacto, descubramos la razón.

Fase de Ataque: el inicio de la dieta Dukan

Ofreciendo resultados significativos, efectivos e inmediatos, la dieta Dukan es un régimen alimenticio estructurado en 4 fases claramente delimitadas: ataque, crucero, consolidación y estabilización.

Aunque cada una tiene sus propias particularidades, en conjunto, persiguen priorizar el consumo de macronutrientes bajo forma de proteínas, sin establecer condiciones respecto a cantidad, y disminuyendo al máximo la ingesta de hidratos de carbono

¿En qué consiste la fase de Ataque?

A través de una propuesta cetogénica, sin hambre y con resultado garantizados respecto al mantenimiento del peso alcanzado, el método Ducan se basa en el cumplimiento de 4 etapas, de las que la primera se conoce como fase de Ataque, teniendo como principal atributo el plantear la más rápida pérdida de peso.

Mediante el consumo de alimentos clave (sin límites de cantidad) en la primera fase el objetivo principal corresponde a la reducción significativa del peso, lo que implica la ingesta ilimitada de:

  • Carnes rojas
  • Aves de corral
  • Lácteos desnatados
  • Pescado y mariscos

Del mismo modo, el menú de la fase integra pequeñas cantidades de salvado de avena, restringiendo por completo verduras, frutas y sobre todo, grasas por lo que se conoce como fase de proteína pura (PP).

¿Por cuánto tiempo se prolonga y cuántos kilos pueden perderse?

En función de la cantidad de kilos que deseemos perder, la fase de Ataque puede prolongarse entre 2 a 7 días, suponiendo una pérdida de peso de 2 a 5 kg siempre que cumplamos a cabalidad las reglas impuestas y acompañemos de 20 minutos de actividad física y la correcta hidratación.

¿Cómo se explica la pérdida rápida de peso?

La eficacia de esta etapa del método, tiene especial explicación en el hecho de que al intensificar el consumo de proteínas y limitar el de carbohidratos, durante la fase se promueve la cetosis, en otras palabras, son formados cuerpos cetónicos que le servirán de combustible al organismo en lugar de la glucosa.

Para entenderlo mejor, en la fase PP se optimiza la quema de grasas sin necesidad de pasar hambre, facilitando la creación de hábitos alimenticios controlados, aun ante la ausencia de límites en lo que concierne a cantidad.

Recomendaciones para mejorar la efectividad

Durante la fase de Ataque, la premisa es entender la prohibición de cualquier tipo de grasa, ni siquiera el aceite de oliva virgen extra; como aderezo únicamente están permitidos el vinagre, zumo de limón, hierbas aromáticas y especias.

En lo concerniente a lácteos tienen que ser 0% grasa o desnatado; si bien es libre el consumo de proteínas, debemos evitar el abuso de carne roja y/o procesada, de hecho, se aconseja incluirla en el menú sólo una vez a la semana.

En su lugar, priorizaremos el consumo de huevos y pescado, sin olvidar un espacio para los moluscos, crustáceos y proteínas de origen vegetal –como es el caso del seitán y el tofu– para prevenir los excesos de las de origen animal.

Errores que deben evitarse durante la fase de Ataque

Una de las equivocaciones comunes que comprometen los resultados durante la fase de Ataque es la falta de sincronía entre el plan  alimenticio y la actividad física, error que puede repetirse en el resto de las fases sin generar tantas fallas en el objetivo final.

Debido a que la meta en la fase PP es adelgazar en el menor tiempo posible, resulta obligatorio  no solo respetar las reglas de los alimentos permitidos, sino tener una correcta hidratación y complementar la estrategia con al menos 20 minutos de actividad diaria.

Lo que buscamos es la aceleración del metabolismo a través de cambios en el ritmo de la alimentación con una ingesta de entre 68 a 72 alimentos proteicos para escoger, además de la porción de carbohidratos representada por una cucharada de avena al día cuya fibra reduce la ansiedad y evita sentir hambre.

¿Por qué elegir la dieta Dukan?

Son tres las razones que justifican la elección del método Dukan por encima de otros regímenes alimenticios:

Pérdida notoria de peso

Pérdida de peso casi instantánea, así se resume la propuesta del método Dukan, convirtiéndose en la alternativa idónea de aquellos que desean eliminar grandes cantidades de peso sin demasiado esfuerzo.

A diferencia de otros regímenes para adelgazar, en esta dieta no existe la desmotivación que suele conducir al abandono del objetivo, ya que los resultados no demoran en ser apreciados.

Sin restricciones en cuanto a cantidad

Contar calorías y llevar un registro de los alimentos que se comen al día es cosa del pasado, el método Dukan elimina estas tediosas tareas al plantear un método sin restricciones en lo que concierne a cantidad, y es que la cantidad de comida no reviste problema alguno.

Su enfoque se centra en calidad no en cantidad, por lo que quienes siguen la dieta dirigirán su atención a lo que comen no a cuánto comen, priorizando siempre el consumo proteico mientras minimizan la ingesta de carbohidratos a fin de alcanzar la meta de deshacerse de los kilos no deseados en menor tiempo.

No es necesario pasar hambre

El primer par de razones hacen del método Dukan un régimen con bajas probabilidades de frustración, adicional a desencadenar el tercer motivo para sumarse a sus adeptos: no existen periodos extensos de hambre.

Ante la ausencia de límites en las cantidades y la eficacia de los alimentos escogidos al momento de saciar, se reduce al mínimo la posibilidad de romper la dieta, (o peor aún, abandonarla) debido al hambre.

¿Para quiénes se recomienda seguir la dieta Dukan?

Por regla, son las personas que necesitan una pérdida masiva de peso las que se suman a la idea de seguir esta clase de dietas, a fin de cuentas el sobrepeso y obesidad representan una condición capaz de comprometer la salud.

Sin embargo, lo estricto y restrictivo del régimen le hace contraindicado en personas que padecen alguna condición médica indistintamente del tipo, requiriendo una consulta previa a un profesional de la salud, antes de iniciar cambios tan drásticos en la alimentación.

Es así que pacientes con desorden metabólicos, madres en proceso de lactancia y embarazadas, deberán tener especial precaución y seguir la dieta de la mano de un especialista en todo momento.

Comentarios

comments