Recetas de gachas de avena Dukan

Las gachas de avena son como una especie de atol o papilla que usualmente se come en el desayuno, aunque puede comerse como una rica merienda durante los días fríos o para una cena ligera y rápida.

La avena es uno de esos alimentos que nos regalan muchos beneficios para la salud y que gracias a sus fibras resultan favorables para la mayoría de las dietas.

Esta papilla es sencilla de preparar y puede combinarse con distintos alimentos para hacerla más deliciosa así que acá te contamos acerca de algunas recetas de gachas de avena aptas para la dieta Dukan.

Receta de gachas de avena tradicionales: con vainilla y canela

La receta más tradicional de gachas de avena es la que se prepara con vainilla y canela; dependiendo de la cantidad de salvado de avena que utilices ésta receta te será útil para cualquiera de las cuatro fases de la dieta Dukan. Para la fase de ataque vas a requerir:

  • una cucharada y media de salvado de avena
  • un vaso de leche desnatada
  • un cucharadita y media de algún edulcorante
  • canela molida
  • un chorrito de esencia de vainilla

Imagen relacionada

 

Lo primero que hay que hacer es poner a calentar la leche en una olla a fuego medio; añade el salvado de avena junto con el edulcorante y la esencia de vainilla (a tu gusto). Remueve de manera regular y deja que hierva como por unos 5 minutos.

Retira del fuego y reserva. Cuando lo sirvas puedes espolvorearle la canela molida por encima. La cantidad que desees.

 

Toppings y acompañantes

Sea como sea, siempre que quieras preparar gachas de avena, para dieta o no, vas a tener que seguir el procedimiento que te acabamos de describir, así como también vas a utilizar básicamente los mismo ingredientes.

 

Resultado de imagen para gachas de avena

 

Sin embargo, puedes variar esta receta a la hora de servir por lo que te daremos algunas recomendaciones de toppings y acompañantes que harán a tus gachas de avena más sabrosas y apetecibles:

  • Frutas secas y deshidratadas: tal vez te gustaría agregar unas almendras fileteadas, nueces, uvas pasas, albaricoque o cualquier otra. Escoge la que más te parezca apetecible.
  • Semillas: como por ejemplo las de chía, sésamo o quinoa.
  • Cacao en polvo: para que tengas unas gachas de avena achocolatadas. Recuerda, el cacao es más saludable si es natural o puro o si es chocolate desgrasado con más de 60% de cacao.
  • Añade coco rallado.
  • Incluye algunas frutas, como por ejemplo banana en rodajas, peras, fresas, frutos del bosque, etc.

También debes recordar que si dejas las gachas reposar durante varias horas, entonces tendrás una preparación un poco más cremosa a cuando la comes al momento de tenerlas listas pues el salvado de avena, al liberar la fibra, será más cremoso.

Resultado de imagen para gachas de avena

Lo bueno de las gachas de avena es que pueden comerse calientitas o también frías, como un postre. Son adecuadas para cualquier hora del día y puedes guardarla en la nevera en pequeñas porciones para que lleves la contabilidad de la cantidad que consumes durante la semana.

 

 

 

Comentarios

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *