¿Qué tiene de malo la dieta Dukan?

¿Qué tiene de malo la dieta Dukan?

Ideada por el especialista en nutrición Pierre Dukan, la dieta Dukan es uno de los regímenes que mayor controversia ha creado en los últimos años; para sus adeptos representa el aliado en el mantenimiento del peso ideal, mientras que sus detractores aseguran que no es más otra de las denominadas “dietas milagro”.

¿En qué consiste el método Dukan?

En líneas generales, esta dieta consiste en un plan alimenticio basado en el consumo de proteínas y verduras, en el que al menos el 72% de los alimentos son de origen animal.

En esencia, el objetivo es que el organismo utilice sus reservas de grasa para abastecerse de energía, perdiendo peso en este proceso de eliminación; para ello, el método Dukan se divide en cuatro fases:

  • Fase de Ataque: la primera etapa recibe igualmente el nombre de fase PP debido a que el menú se sustenta en puras proteínas, prolongándose durante un período que puede variar entre 3 y 10 días de acuerdo a las necesidades individuales.
  • Fase de Crucero: esta etapa tiene como principal particularidad la integración de las verduras a la dieta, manteniéndose un día a la semana de consumo exclusivamente proteico.
  • Fase de Consolidación: aquí llegan a la lista de permitidos los hidratos de carbono, claro en medidas limitadas, alternándose con buenas dosis de proteínas y verduras.
  • Fase de Estabilización: corresponde al retorno a la “libertad”, ahora con hábitos alimenticios saludables y un día dedicado a la ingesta absoluta de proteínas.

En la actualidad, estas fases le dan la vuelta al mundo gracias al libro publicado en más 32 países, convirtiendo a la dieta tanto en tendencia, como en la promotora de un negocio bastante rentable de productos alimenticios recomendados para su realización.

Los riesgos que esconde la dieta Dukan

Muy a pesar del excelente revuelo mediático, los especialistas en nutrición, endocrinólogos y autoridades sanitarias advierten respecto a los peligros que el régimen reviste para la salud, incluyéndola en las denominadas “dietas milagro” y tildándola no solo de riesgosa, sino también de fraudulenta.

De hecho, algunos estudios clínicos dan indicios que le asocian al incremento de la mortalidad debido a que propone un prolongado consumo de proteínas y limitada cantidad de carbohidratos.

Asimismo, comparte con otras dietas restrictivas las probabilidades de sufrir el temido efecto “yo-yo” o rebote, ya que lo limitada de la ingesta de calorías ofrece una pérdida de peso a corto plazo que se recupera más tarde muy fácilmente, llegando incluso a duplicarlo.

Pero eso no es todo, esta clase de dietas supone los siguientes riesgos para la salud:

  • Desnutrición proteica: la autodestrucción de las proteínas que el mismo organismo produce, conlleva a que en lugar de grasa, se pierda masa muscular.
  • Déficit de vitaminas: el cuerpo humano requiere el consumo equilibrado de todos los grupos alimenticios para su óptimo funcionamiento, a fin de cuentas en ellos yacen las vitaminas que sustentan su crecimiento y desarrollo.
  • Producción de toxinas: la formación de cuerpos cetónicos figura entre las particularidades del régimen Dukan, los cuales tiene la capacidad de alterar tanto el estado ánimo como el rendimiento intelectual, sin apartar que, a largo plazo, es posible que generen shock hipoglucémico y hasta la muerte.
  • Probabilidades de sufrir trastornos de la conducta alimentaria: bulimia, anorexia, atracones, son algunos de los problemas a los que conducen la mayoría de las dietas restrictivas, adicional a la manera con la que inducen la oxidación de los tejidos, sobre todo de la piel.

Efectos casi nulos a largo plazo

Las estadísticas arrojan resultados claros: son más las personas que recuperan el peso perdido en cuestión de poco tiempo tras completar las 4 fases que las que mantienen el peso alcanzado, por lo que sus efectos a largo plazo son prácticamente nulos.

Repercusiones para la salud

En su libro, el mismo Dukan advierte respecto a las reacciones adversas que suelen acompañar a su método; en especial cuando se cursan las primeras dos fases, quienes se someten a la dieta experimentan:

  • Mal aliento
  • Sensación de cansancio prolongado
  • Cambios drásticos de humor
  • Estreñimiento

No obstante, dietistas y médicos ven mucho más allá advirtiendo consecuencias peores para el organismo, muchas de las cuales, son irreversibles. Para empezar está el riesgo de padecer cetosis, seguido de la sobrecarga que sufren los riñones.

Del mismo modo, una pérdida tan abrupta de peso resulta contraproducente respecto a las estrategias recomendadas, pues el cuerpo pasa de una alimentación caracterizada por los excesos a una sustentada en las carencias, sin apartar que el excesivo consumo de proteínas se vincula a:

  • Cálculos renales
  • Osteoporosis
  • Enfermedades cardiovasculares

Pros y contras del método Dukan: las dos caras de una dieta controversial

Como en todo escenario de la vida, el método Dukan se mueve entre las luces y las sombras; desde el punto de vista ventajoso, hablamos de una dieta basada en alimentos naturales que ofrece efectos inmediatos en su fase inicial perdiendo peso de forma rápida y sin pasar hambre.

Asimismo es bastante variada, permitiendo escoger entre una lista de 100 alimentos “permitidos” que pueden comerse en las cantidades que mejor nos parezcan.

Finalmente están los testimonios de los autodenominados dukanianos/as, adeptos al régimen que lo venden como la auténtica panacea para adelgazar, gracias a la obtención de resultados “milagrosos” que aseguran se mantendrán en el tiempo.

Puntos en contra

Desde una perspectiva detractora, no se considera un método novedoso al tener predecesores en la dieta Atkins y la propuesta por Michel Montignac colega del mismísimo Dukan.

Igualmente, más que un aliado de quienes buscan perder peso, se orienta más hacia un negocio lucrativo que no solo genera ingresos con la venta de los libros, sino mediante suplementos vitamínicos, cremas, ingredientes, infusiones,  cacaos, algas y hasta utensilios de cocina, todo lo necesario para realizarla.

Finalmente están los riesgos que reviste para el bienestar, tanto contraviniendo a las recomendaciones de organizaciones especializadas en nutrición, como en la ausencia de estudios certificados que validen sus beneficios y es que ni el mismo Dukan ofrece pruebas de que dieta sea inofensiva y no perjudique la salud.

Conclusión, ¿cuáles son las ventajas y las desventajas?

Siendo objetivos, los aspectos positivos o ventajas reales de seguir la dieta de Dukan se enumeran de la siguiente manera:

  • Posibilidad de perder peso rápidamente, lo que repercute en altos niveles de motivación.
  • La comida no tiene que ser pesada y nos olvidamos de contar calorías.
  • Lo estrictas de sus reglas es proporcional a la tasa de efectividad.
  • Se elimina el consumo de grasas y comidas cargadas de azúcar refinado.
  • Está prohibida la ingesta de bebidas alcohólicas.
  • Reducción en el consumo de sal.

En contraparte, las desventajas o aspectos negativos se resumen en:

  • Producción de cetonas que conducen a la aparición de respiración mala y fatiga, resequedad de la boca, náuseas, dolor de cabeza e insomnio.
  • Sensación de cansancio y/o debilidad.
  • Estreñimiento a causa de la falta de carburadores más allá del salvado de avena.
  • Deficiencias alimenticias y falta de antioxidantes debido a la ausencia de granos enteros, frutas y verduras en el menú, especialmente durante las dos primeras etapas.

Las carencias de nutrientes incrementan las probabilidades de promover la aparición de patologías severas, como algunos tipos de cáncer, problemas cardíacos y el envejecimiento prematuro, además de que el consumo excesivo de proteínas conduce a enfermedades renales y del sistema óseo.

Para terminar está la falta de adaptabilidad, convirtiéndose fácilmente en una dieta monótona que induce a romperla y/o abandonarlas; desde el punto de vista económico es una dieta costosa ya que las frutas, verduras y carbohidratos son mucho más asequibles que los alimento proteicos.

En definitiva, el método no educa respecto a llevar una dieta equilibrada y sana sino una en la que se prioriza el consumo de proteínas, haciéndose inadecuada para personas que padecen de trastornos alimenticios, renales, elevados índices de colesterol o gota.

Comentarios

comments