¿Se puede comer cordero en la dieta Dukan?

¡Por supuesto! Sí se puede comer cordero en la dieta Dukan, aunque el cordero no se encuentra de forma explícita entre los 72 alimentos ricos en proteínas de la lista de 100 alimentos que ha definido el doctor Pierre Dukan en su método, algunas partes de la carne de cordero se considera carne magra.

Sumado a esto último, el Dr. Pierre trae el cordero a colación en varias oportunidades en su método, incluso propone recetas haciendo uso de éste. Vale, en definitiva, sí se puede consumir, ahora cabe preguntarse: ¿en cuál de las fases se puede incluir el cordero? ¿cualquier parte del cordero es permitido? Pues ya ahondaremos un poco en el asunto.

¿Qué es la carne de cordero?

Primero es necesario saber que el cordero es la cría de la oveja doméstica o cualquier otro individuo del género Ovis. Se trata de un ejemplar joven, que todavía no alcanza el año de haber nacido y a su carne se le denomina carne de cordero. La carne proveniente de ovejas mayores de un año se le conoce, comercialmente, como carne de carnero.

Por otra parte, a la carne del ejemplar recién nacido, que no ha sido destetado, aproximadamente hasta que alcanzan un mes, se le denomina cordero lechal  y se considera de mayor calidad que los del cordero mayor.

La carne de cordero, además de ser rica en proteínas, dato importante en la dieta Dukan, también contiene altos niveles de selenio, un componente que mejora las condiciones causantes del asma y posee vitamina B3 que aporta defensas contra el Alzheimer.

¿En cuál de las fases de la dieta Dukan se puede incluir el cordero?

Al tratarse de un alimento rico en proteína, algunas cortes del cordero constituidas por fibras y poca grasa, considerados como carnes magras, pueden incluirse en la dieta Dukan desde las fases de adelgazamiento, llámese fase Ataque y/o fase Crucero. Inclusive en la fase Ataque, solo se permiten alimentos con estas características.

Ahora bien, veamos que partes del cordero son las recomendadas por el doctor Pierre y en qué fase deben incluirse. Para la fase Ataque y Crucero se privilegia el consumo del corazón de cordero.

Posteriormente, para las fases Consolidación y Estabilización, que se caracterizan por ser menos restrictivas, se sugieren comidas contentivas de pierna de cordero; una vez por semana. Se debe recordar que, a partir de estas fases, uno de los objetivos es evitar el efecto rebote, es decir, no recuperar los kilogramos perdidos.

Para lograr los objetivos planteados, se debe hacer un consumo consciente de los alimentos que paulatinamente se van incorporando en el menú, aunado a esto, no se debe olvidar el ejercicio; caminar al menos treinta minutos al día, y es necesario beber aproximadamente un litro y medio diario de agua. Si no eres amante del ésta, también puedes tomar café, refrescos «light» y las infusiones.

Recuerda que una dieta no significa tener un mal rato diariamente con respecto a que tipo y cantidad de alimentos y bebidas le proporcionamos a nuestro organismo. Antes bien, se trata de motivación, fuerza de voluntad y hacer cotidiano lo que ahora pensamos extraordinario.

Comentarios

comments